Menu

Spanish Arabic Chinese (Traditional) English French German Hindi Italian Russian
Cart
AR joyeria
Recuerda que el envío de tus compras es GRATUITO para España, y para el resto según compra, infórmate.

Los Diamantes más famosos del mundo

Hay diamantes que sobre todo por su tamaño, pero también por su color y pureza tienen un nombre adquirido y con él una historia detrás que tiene que ver con reyes, emperadores y magnates que podían adquirirlos por grandes sumas de dinero y con ellos demostrar a quienes lo regalaban su amor incondicional.

Esta semana han hecho el descubrimiento del diamante más grande de los últimos 100 años, en la misma mina donde se encontró "la estrella de África" en Botswana, con una calidad y pureza excepcional y con un peso en bruto de 1.111 quilates (foto superior). Y por esta sorprendente noticia hemos querido hacer una recopilación de los diamantes más importantes que se conocen:

LA ESTRELLA DE ÁFRICA

La piedra más grande tallada del Cullinan forma parte en la actualidad de las Joyas de la Corona Británica. Pesa 530,20 quilates y tiene 74 facetas, en bruto pesaba más de 3.000 quilates. Es el diamante tallado más grande del mundo. Se guarda en la Torre de Londres formando parte del cetro del Rey Eduardo VII.

El diamante en bruto fue entregado como obsequio en su cumpleaños al Rey Eduardo VII, y fue éste quien ordenó tallarlo en 1906. Se obtuvieron un total de 150 piedras talladas, que fueron ordenadas y bautizadas según su peso como Cullinan I, Cullinan II, Cullinan III, etc. La estrella de África es el Cullinan I.

 

JUBILEE (DIAMANTE REITZ)

Fue obsequiado a la Reina Victoria con motivo de la celebración de su 16º año de reinado, la piedra en bruto pesaba 650,80 quilates y el diamante resultante tras el tallado pesa 245,35 quilates. Se exhibe en el Pabellón De Beers, en Johannesburg.

 

EL HOPE AZUL

Durante un tiempo fue propiedad de Luis XIV y recibió oficialmente el nombre de "el diamante azul de la corona". Fue robado durante la Revolución Francesa y reapareció en Londres en 1830, cuando lo adquirió Henry Philip Hope, de quien recibió su nombre actual. Fue mientras perteneció a la familia Hope cuando adquirió la terrible reputación de dar mala suerte. Toda la familia Hope murió en la indigencia. Desgracias similares le ocurrieron a otro de los dueños, Sir Eduward McLean. En este momento se encuentra en el Instituto Smithsonian en Washington y tiene un peso de 45,52 quilates. Hay estudios recientes que informan que diamante es en realidad parte de uno mayor de 69 quilates, y que fue este último el que fue robado a Luis XVI, habiendo sido obtenido de una piedra con origen indio de 115 quilates.

 

EL DIAMANTE CENTENARIO

Encontrado en la Mina Premier en 1986, este diamante pesaba 599,10 quilates en bruto. Gabi Tolkowsky tardó en tallarlo casi tres años para transformarlo en el diamante más moderno y perfecto del mundo. Tiene 247 facetas, 83 en su faja, y pesa 273,85 quilates y sólo es inferior a la Gran Estrella de África y a la Estrella Menos de África, ambos engastados en la Corona Británica. El diamante Centenario fue mostrado por primera vez en la Torre de Londres en 1991.

 

HORTENSIA

Esta piedra color melocotón de 20 quilates de peso tomó el nombre de su poseedora, Hortense de Beauharnais, Reina de Holanda, hija de Josefina e hijastra de Napoleón Bonaparte. El Hortensia ha formado parte de las joyas de la Corona de Francia desde que lo comprara Luis XIV. Hoy se exhibe en el Louvre de París junto al Regente.

 

EL TAYLOR-BURTON

Este diamante tiene un peso de 69,42 quilates, con forma de pera y color D excepcional por el GIA. Se vendió en una subasta en 1969 y se acordó que podría tomar el nombre de la persona que lo adquiriera. Cartier de Nueva York pujó por el diamante con éxito y le dió el nombre de la casa "Cartier". No obstante, al día siguiente Richard Burton lo compró para Elizabeth Taylor por una cantidad no revelada, rebautizándolo "Taylor-Burton". La señora Taylor lo lució por primera vez en público durante un baile benéfico que tuvo lugar en Mónaco a mediados de noviembre de ese mismo año, llevándolo como colgante. En 1978, Elizabeth Taylor anunció que iba a ponerlo a la venta y que pensaba destinar parte de las ganancias para construir un hospital en Bostwana. Para cubrir los costos de exhibición, los posibles compradores tuvieron que pagar 2.500 $ para poderlo examinar. En junio de 1979 se vendió por cerca de 3 millones de dólares. Se ha dicho que en la actualidad se encuentra en Arabia Saudita.

 
 
EL REGENTE
 

El Regente es un célebre diamante que formaba parte de las alhajas de la corona de Francia.

El Regente fue comprado por Tomás Pitt, abuelo del célebre William Pitt (el Viejo), durante su estancia en Madrás como gobernador del fuerte de San Jorge, el cual lo vendió al duque de Orleáns, regente de Francia durante la minoría de Luis XV en 1717. 

El Regente fue engastado en la corona que Luis XV utilizó en su ascensión al trono. Posteriormente, perteneció a Napoleón Bonaparte quien lo llevó en la empuñadura de su espada y actualmente se encuentra expuesto en la galería de Apolo del museo del Louvre junto a otras joyas de la corona de Francia.

Leer más ...

Diamante natural vs. Diamante tratado/mejorado

Nos preguntan muchísimo en los últimos meses acerca de la diferencia entre los diamantes naturales y los diamantes mejorados. En Antonio Romero Joyeros sólo trabajamos para todas nuestras joyas fabricadas en nuestro propio taller los Diamantes naturales, pero queremos quitar todas esas dudas que puedan salir a la hora de comprar un diamante o una joya.

Un DIAMANTE NATURAL tiene 4 factores clave para determinar su valor, y a los que deberá responder cualquier certificado de la piedra.

- Claridad/pureza: cuántas impurezas o manchas ocurren en el interior y en la superficie de un diamante, y donde se encuentran posicionadas. Un diamante perfectamente claro es lo más deseable, y tendrá la más alta calificación de claridad. Cada imperfección o falla de color dentro o fuera del diamante disminuirá su nivel de claridad, y por lo tanto, su valor. Si está libre de inclusiones es el mejor grado y el peor sería I3.

- Color: se refiere a la escala de color en diamantes blancos, que pueden ser completamente incoloros, o poseer un tono amarillento, pero incluso los más amarillos de los diamantes blancos son mucho menos coloridos que un diamante fancy amarillo. Cuánto menos color contenga un diamante blanco, más valioso es. Sería la letra D es más blanco, y la letra S-Z el de mayor color.

- Corte/talla: las proporciones, simetría, acabado, y pulido de un diamante. Estos son factores que influyen sobre las cualidades reflectoras y de brillantez del diamante. Un mal corte por lo general se refiere a un corte que puede interferir con la apariencia de un del diamante. Un mal corte, amortigua el brillo o resplandor, al impedir que la luz se disperse uniformemente. El corte es el único de las 4 C que está determinada por la habilidad artística y no por la naturaleza.

- Peso en Quilates: el peso de un diamante. El término en sí mismo es derivado del fruto del algarrobo, cuyo peso uniforme de las semillas fue utilizado en el pasado como una dimensión comparativa para el pesaje de los diamantes y otros pequeños, pero valiosos artículos.

Hoy en día los líderes de la industria en Informes de Calificación de Diamantes incluyen el Instituto Gemológico de América (Gemological Institute of America, GIA), la Sociedad Americana de Gemas (American Gem Society, AGS), el Laboratorio Gemológico Europeo (European Gemological Laboratory, EGL), y el Instituto Internacional de Gemología (International Gemological Institute, IGI). Todos ellos emplean gemólogos certificados para investigar a fondo y realizar consistentes exámenes de laboratorio a los diamantes que les sean presentados para su evaluación.

Así pues, un DIAMANTE TRATADO/MEJORADO es un diamante natural que ha sido sometido a varios tratamientos para la mejora de la Claridad (taladrado con láser y/o relleno de fracturas) y/o del Color (mediante irradiación, recubrimiento y/o tratamientos de alta presión y alta temperatura).

Los diamantes tratados por lo general experimentan una importante reducción en su valor respecto al valor de los diamantes no tratados (valen entre un 60 y un 80% menos). Esto es debido a varios factores, incluyendo la escasez relativa (un número mucho mayor de piedras pueden ser tratados para alcanzar la calidad gema) y la potencial no permanencia de los diversos tratamientos. Por lo tanto, es raro ver a un diamante con buenas características generales gemológicas someterse a tratamiento. Los diamantes elegidos para el tratamiento suelen ser los que de otra manera sería difícil vender como gema, con inclusiones o fracturas que notablemente le restan valor a la belleza del diamante, incluso al ojo de observadores casuales. En estos casos, la pérdida de valor debido al tratamiento del diamante es compensado por el valor añadido por la mitigación de los defectos obvios.

La CIBJO (Confederación Internacional de Joyeros) así como las agencias estatales, como la Comisión Federal de Comercio Estados Unidos requieren explícitamente informar sobre los tratamientos realizados a los diamantes en el momento de la venta. Algunos tratamientos, especialmente los aplicados para mejorar la claridad, siguen siendo muy controvertidos dentro de la industria - esto se debe a la noción tradicional de que el diamante tiene un único o "sagrado" lugar entre las piedras preciosas, y no debe ser entendido de manera radical, si por ninguna otra razón que un miedo de dañar la confianza del consumidor.

Este es el resultado de un tratamiento de color de un diamante, cómo era antes y cómo ha quedado después.

Bibliografía:

- http://www.ige.org/

- http://www.gia.edu/diamond

- O'Donoghue, Michael, and Joyner, Louise (2003). Identification of gemstones, pp. 28–35. Butterworth-Heinemann, Great Britain. ISBN 0-7506-5512-7

- Read, Peter G. (1999). Gemmology (2nd ed.), pp. 167–170. Butterworth-Heinemann, Great Britain. ISBN 0-7506-4411-7

- Webster, Robert, and Read, Peter G. (Ed.) (2000). Gems: Their sources, descriptions and identification (5th ed.), pp. 683–684, 692–696. Butterworth-Heinemann, Great Britain. ISBN 0-7506-1674-1

- Collins A. T., Connor A., Ly C.-H., Shareef A. and Spear P. M. (2005). High-temperature annealing of optical centers in type-I diamond. J. Appl. Phys. 97 083517 (2005) doi 10.1063/1.1866501.

- Nassau, Kurt (1994). Gemstone enhancement :history, science and state of the art Butterworth-Heinemann, Great Britain. pp. 5–78, 124–131. ISBN 0-7506-1797-7

Leer más ...

Respondemos tus dudas: Joyería

¿Que es el contraste en el oro?

Cuando hablamos de ver el contraste de determinada pieza de metal precioso, nos referimos a la marca creada en el metal por la estampación de un punzón que identifica qué tipo de metal es, por ejemplo, si es oro de 18 quilates la marca será un 750 y si es de 14 quilates será un 585.
Siendo una de las primeras cosas que se observan para determinar el tipo de metal de que se trata hemos de decir que no nada determinante debido a su poca fiabilidad ya que se puede haber estampado fraudulentamente una marca que no corresponda con el metal de que se trata realmente.

 

¿Que unidad de medida es el quilate?

El quilate en la pedrería es una unidad de peso y en los metales de pureza.
Proviene del Árabe "semilla de haba" que se usaba para pesar los metales y piedras preciosas.
Equivale actualmente en peso a 200 miligramos en el sistema métrico decimal, y en pureza representa la 1/24 parte de la masa total de la aleación que la compone, osea, si decimos oro de 18 quilates el oro que tiene dicha aleación es 3/4 partes (18/24) o un 75% de oro puro, y en la misma relación 24 quilates, 14 quilates...

 

¿Es mejor calidad el oro amarillo frente a otros colores de oro?

Tal y como hemos explicado en la pregunta anterior, el valor del oro estará determinado por la cantidad de oro puro que lleve, osea, de qué quilates sea la pieza, y no de los otros metales con los que se realiza la aleación para dar lugar al oro blanco, o al rosa o al rojo.
El oro blanco de 18 quilates tiene la misma cantidad de oro puro que el oro amarillo de 18 quilates o el oro rosa de 18 quilates.

 

¿Qué significa oro de 24 quilates, 18 quilates, 14...?

Entonces, tras las respuestas anteriores, diremos que:
oro de 24 quilates (24/24) es oro puro al ser un 99% de oro puro
oro de 21 quilates (21/24) es un 90% oro puro y propio de las monedas
oro de 18 quilates (oro de 1ª ley) es un 75% y propio de la joyería fina
oro de 14 quilates (oro de 2ª ley) es un 58´50%
oro de 12 quilates es un 50% de oro puro...etc

 

¿Qué diferencia hay entre los diamantes y los brillantes?

Es una pregunta muy habitual y surge de la confusión generada por una forma coloquial de hablar de los diamantes. Cuando de forma generalizada se habla de brillante nos referimos a un diamante talla brillante, con lo que se debe entender que la materia es el diamante y en función de la talla o forma geométrica en ha sido tallado el diamante podremos hablar de diamante talla brillante o talla marquise o talla princesa...etc, pero todo son diamantes.

 

Los diamantes de colores, ¿son de menor valor que los blancos?

Los diamantes miden su valor en función de sus características, y son: el peso, el color, la pureza y la talla.
De entre ellas el color tiene una escala dónde el blanco, y dentro del blanco hay distintas subescalas, es el color más preciado y a partir de ahí hacia abajo el valor disminuye, pero es el conjunto de todas las características lo que determina el valor de una piedra.

 

¿ Cuales son perlas cultivadas y cuales las naturales?

Si por perlas "naturales" se entiende las que de forma espontánea crecen en ostras dispersas por el mar, podemos decir que esas no se comercializan. Sin embargo, si ese apelativo lo ponemos a todas aquellas que provienen de la naturaleza y no son "fabricadas" por el hombre de forma industrial como p.e. las Majóricas, diremos que las perlas cultivadas, osea aquellas que cultiva el hombre en perlas criadas en el mar, son todas naturales.

 

end faq

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

 

® 2001-2016 Diseños Antonio Romero, S.L.  -  C/ Poeta Querol, 8 bajo. 46002 Valencia, España  -  Tfno At. Cliente: +34 963 52 51 23
Las imágenes, logotipos y marcas son propiedad de sus propietarios y no se pueden usar total ni parcialmente sin la autorización de los mismos aunque se mencione la procedencia de los archivos.

Log In or Registro

fb iconLogin con Facebook