Logo
Imprimir esta página

La Boda de Ana y Pedro

La Boda de Ana y Pedro

Entre Ana y Pedro la complicidad es evidente, se conocieron en 2008 y desde entonces no se han separado.
Ese 9 de julio de 2011 la masía de Campo Anibal reunió a todos los seres queridos de la pareja, una noche perfecta de verano en la que sellaban su compromiso de amor para siempre.

"Después de tantas semanas de preparativos, cuando llega el día, son los pequeños momentos y detalles los que recuerdo con más cariño. Esos momentos son precisamente los que no están preparados. El cariño de la familia y la emoción de nuestros amigos, es lo que guardaremos siempre en nuestro corazón de ese día.

Me decanté por llevar simplemente unos pendientes preciosos que me regalaron los padres de Pedro de la joyería Antonio Romero, y un detalle en forma de flor hecha de hilos de plata en el pelo. Para mí, en este sentido, la sencillez es fundamental." recuerda Ana.
Llevaba un vestido corte sirena muy elegante, con el cuerpo drapeado en tela de seda y el pelo recogido y despejado de la cara.
Fue una boda que se alargó hasta altas horas de la madrugada, los numerosos amigos de los novios bailaron y disfrutaron como nunca.

Durante el baile, los invitados se hicieron fotos en un divertido photocall con motivos neoyorkinos, este tema lo eligió Ana por lo que representa para ella y para Pedro esta gran ciudad que nunca duerme. Y es que el sueño de Ana de visitarla por primera vez, fue ya prometida como regalo sorpresa de Pedro.

El destino elegido de Luna de Miel fue Vietnam y las islas paradisíacas por excelencia, Maldivas.
"Nuestro viaje estaba pensado para vivir una aventura y luego unos días de descanso en un paraíso perdido disfrutando de la playa. Fue un viaje increíble que más que por exótico, por romántico, jamás lo olvidaremos."

RECREARTE, S.L. 2016